¿Qué es un jamón ibérico de Cebo?

El jamón ibérico de Cebo es aquel que se obtiene de cerdos ibéricos que han sido alimentados con piensos naturales, generalmente cereales y leguminosas, en régimen extensivo en recintos cerrados.
En 2010, esta categoría de jamones ibéricos supusieron el 64,4 % de la la producción total del sector. Sin duda, y con diferencia, es la categoría más consumida posiblemente por su magnífica relación calidad-precio.
El proceso de elaboración y curación del jamón sería de 18 meses aproximadamente, dependiendo del peso de la pieza.
Cebo de Campo serían aquellos cerdos que teniendo similar alimentación han sido criados en terrenos al aire libre.


El precio del jamón ibérico de bellota cae un 35% durante la campaña navideña.

Es una información de Expansión. Durante la campaña navideña 2010, la caída de precios del jamón ibérico ha llevado al ibérico de bellota a una bajada de precios del 35%. El ibérico de bellota supone el 16% de las ventas del jamón ibérico.
Esta caída es fruto, sin duda, del enorme stock al que los productores deben buscar una salida. A esto debe sumarse que la campaña navideña es el momento idóneo para ello. No olvidemos que la campaña de navidad supone el 60% de las ventas anuales, todas concentradas en este breve periodo.
Otro dato importante a tener en cuenta respecto a esta bajada, la del ibérico de bellota, es que no a afectado al consumidor de forma directa. El motivo es que 80% de las ventas de esta categoría de ibérico va destinada a la hostelería.

La competencia desleal reduce un 30% el número cabezas de cerdo ibérico.

 

En declaraciones a la agencia Efe,José Luis García-Palacios, el presidente de Asaja-Huelva y del Foro para la Defensa y Conservación de la Dehesa ‘Encinal’, ha comentado que la mayor caída, en cuanto al número de cabezas, la ha registrado el jamón ibérico de cebo que es el que se produce en semi-extensivo. Ha precisado que a un pequeño productor en dehesa la cría de este cerdo, que sale como jamón ibérico, le supone en torno a 14 meses, un tiempo “casi el doble del que pueden tardar empresas como Navidul o Campofrío”.

Todo esto nos lleva a que el número de cabezas de cerdo ibérico ha caído en torno a un 30% debido a la competencia desleal de grandes empresas multinacionales.

Según García Palacios, “la producción de un animal en semiextensivo implica parte de su crianza en la dehesa y unos costes mayores que la crianza que se hace en una nave y de manera totalmente intensiva“.

En definitiva, nadie cambia duros a pesetas, ni vende ibéricos a precios de serrano. Al menos sin no influir en la calidad final del producto.

¿Todos los jamones ibéricos son iguales? … y un jamón!!

Casi en la misma línea que la campaña iniciada por ASICI (Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico), el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino ya inició hace tiempo una campaña muy ilustrativa para aquellos clientes potenciales de productos ibéricos que no estén familiarizados con los términos que se usan para definir sus distintas variantes de calidad.
La campaña informa que “todos los jamones ibéricos son deliciosos, pero no todos son iguales. Existen diferentes tipos de jamón ibérico en función de la raza del cerdo del que proceden y de su tipo de alimentación.
Antes de comprar, consulta su etiqueta y descubrirás el tipo de jamón ibérico que vas a adquirir. La denominación de venta del jamón te indica su raza (puede ser: ibérico puro o ibérico) y su alimentación (puede ser: bellota, recebo, cebo de campo y cebo).”
En el enlace se pueden encontrar audios, videos y folletos referentes a la campaña.