El cerdo ibérico

El cerdo Ibérico es una raza de cerdo cuyas características le distinguen morfológicamente de cualquier otra especie porcina. Tiene su origen en una subespecie mediterránea del jabalí (Sus Scrofa Mediterraneus ) y se extiende por las zona suroeste de la península ibérica.
Es un animal que está adaptado a las condiciones medio ambientales de la dehesa arbolada. Su rusticidad, adaptación al pastoreo, potencial adipogénico, metabolismo anabólico y desarrollo tardío, lo diferencian de otras razas. Desde el primer momento su alimentación se basa en el consumo de bellotas de las encinas y alcornoques de la dehesa, por lo que a lo largo de su historia, el cerdo ibérico, ha tenido que ir adaptandose y capacitándose para la transformación de los hidratos de carbono que abundan en la bellota.

Por lo general, es un animal de tamaño medio, de piel oscura y pigmentada, con variaciones que van del el negro al rubio o retinto, con pelo débil y más bien escaso, hocico afilado y patas finas y largas. En un buen ejemplar, la espalda, dorso, grupa y jamones deben ser de musculatura manifiesta. Sus patas son finas, resistentes y con pezuñas de coloración oscura, salvo algunas excepciones. Tiene la característica genética de poder almacenar grasa en su tejido muscular, que es la clave del inconfundible sabor y textura de los jamones ibéricos. Los animales en montanera suelen alcanzar 135-175 kg, en animales entre 12-14 meses, al final de la misma el peso estaría entre 125 kg y 161 kg.

El precio del jamón ibérico de bellota cae un 35% durante la campaña navideña.

Es una información de Expansión. Durante la campaña navideña 2010, la caída de precios del jamón ibérico ha llevado al ibérico de bellota a una bajada de precios del 35%. El ibérico de bellota supone el 16% de las ventas del jamón ibérico.
Esta caída es fruto, sin duda, del enorme stock al que los productores deben buscar una salida. A esto debe sumarse que la campaña navideña es el momento idóneo para ello. No olvidemos que la campaña de navidad supone el 60% de las ventas anuales, todas concentradas en este breve periodo.
Otro dato importante a tener en cuenta respecto a esta bajada, la del ibérico de bellota, es que no a afectado al consumidor de forma directa. El motivo es que 80% de las ventas de esta categoría de ibérico va destinada a la hostelería.

Sudar como un cerdo.

Esta frase hecha, tan extendida, es una expresión muy desacertada puesto que los cerdos casi no sudan. Otros animales de la ganadería sudan muchísimo más que el cerdo: vacas, ovejas, cabras,…
Estos son animales adaptados al calor, a zonas despejadas de vegetación y a tener que regular su temperatura corporal.
El cerdo, en cambio, tiene un sistema ineficaz para regular su temperatura corporal cuando se enfrenta al calor. Es un animal adaptado a zonas húmedas y arboladas. De modo que, cuando se les tiene en zonas despejadas y expuestos a altas temperaturas, se ven obligados a refrigerar su cuerpo en charcos y lodazales. Revolcarse en el barro no es una actividad caprichosa, sino una necesidad.
No se puede decir que el cerdo no sude en absoluto, pero un cerdo puede llegar a sudar a lo sumo un 3% de lo que suda una persona. Ante un porcentaje tan insignificante, debemos replantearnos esta expresión y apuntar a otra criatura. ¿Cual?