¿Qué es la carrillada?


La carrillada o carrillera es una pieza de carne magra, con un marcado veteado de grasa.
Está formada por los músculos situados a ambos lados de la mandíbula, en su parte inferior. Es un grupo muscular responsable del movimiento del hueso mandibular, implicado en el proceso de masticación del animal. Son músculos muy ejercitados, y por lo tanto ofrecen una carne muy sabrosa.
Se puede preparar asada o a la brasa, pero es en guisos cuando ofrece más posibilidades y se aprovechan mejor sus cualidades.


¿Qué es la pluma?


La Pluma ibérica es una pieza del cerdo ibérico cuyo consumo en fresco ha experimentado en los últimos años un merecido crecimiento de consumo. No en vano, es una pieza que mantiene las mismas calidades que la cinta de lomo.
Es una pieza de forma triangular situada en la parte posterior del lomo. Las propiedades de sus fibras musculares son similares a la de la parte alta del jamón.
Se usa principalmente para dos funciones: consumo en fresco separado del lomo o embuchado como parte de la caña o cinta de lomo ibérico, después de limpiarle la grasa que la envuelve.
Una pieza exquisita, que para su consumo no requiere de muchos condimentos, pero que se presta a muy variadas recetas. La pluma experimenta un reconocimiento, posiblemente fruto de una moda, pero que no le falta buen criterio.


¿Qué es el secreto ibérico?

El secreto ibérico es una pieza que está en la parte interna del lomo junto a la maza de la paleta, entre el tocino, en lo que sería la axila del cerdo. En algunas zonas del sur se le denomina “lomito”. Es una carne que acumula grasa infiltrada en la masa muscular, creando un veteado blanco que le proporciona una textura y un sabor excepcional.

El secreto ibérico es un verdadero manjar, aunque su carne nunca se consideró de mucha calidad en Extremadura y Andalucía, a pesar de ser gustosa y de grasa bien infiltrada.

En la actualidad es una de las partes del cerdo más valoradas, y por lo tanto más caras. Más aun por lo escaso del producto, ya que de un cerdo grande apenas salen un par de piezas de reducido tamaño. El hecho de tal cambio en la apreciación de esta parte del cerdo se debe a que prestigiosos cocineros hayan reparado en ella y aseguren que el secreto es una de las mejores carnes del cerdo ibérico.

La mejor manera de cocinar el secreto ibérico es asándolo, a la parrilla o en barbacoa, simplemente añadiéndole sal gorda. No requiere de especias, en todo caso pimienta negra, romero fresco o tomillo. Es una carne que, al tener bastante grasa veteada e infiltrada en la pieza, resulta muy sabrosa y jugosa, por lo que requiere pocos añadidos.